Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Tampografía, la mejor forma de crear branding para tu negocio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Disponer de un buen branding es una de las claves del éxito de todo negocio, ya que el branding es el encargado de mejorar la imagen de una empresa hacia su público objetivo, aumentando las posibilidades de convertir a ese público en un cliente final. Hasta aquí todo claro, pero la pregunta es, ¿cómo se puede crear un branding efectivo para tu negocio?

Aquí es donde entra en juego la tampografía, una de las técnicas más efectivas para la creación de branding, la cual ha adquirido una enorme importancia en los últimos años, mostrándose como una de las más demandadas por todo tipo de empresas y negocios.

A pesar de su efectividad, es posible que no estés demasiado familiarizado con esta técnica, por ello hemos querido aprovechar este post para explicarte, con la ayuda de una empresa de tampografía profesional, todo lo que necesitas saber sobre ella.

¿En qué consiste la tampografía?

La tampografía hace referencia a una novedosa y eficaz técnica de impresión, que consiste en transferir mediante un tampón de silicona, una imagen grabada en unas placas específicas para su posterior impresión. Pero esto no significa que la tampografía sea un rival de la serigrafía, sino un complemento que ha conseguido aumentar su calidad y sus prestaciones.

Cada vez más en auge, para la tampografía es necesario contar con una serie de instrumentos y materiales necesarios:

  • Máquina de tampografía
  • Insoladora específica para la grabación de placas
  • Placa de acero para grabar las imágenes
  • Tampones de tampografía
  • Tintas especiales para tampografía
  • Llaves hexagonales
  • Solventes

Se trata de una técnica que ha permitido que el grabado de artículos a gran escala sea una realidad, ya que sin ella la única manera de conseguirlo sería a través de un proceso artesanal, mucho más lento y rudimentario.

Su calidad está fuera de toda duda, lo que le ha llevado a estar presente en mercados muy exigentes y variados como la fabricación de equipos médicos, equipos automotrices, artículos de merchandising o publicitarios, material electrónico, pelotas de golf y un largo etcétera de artículos.

Pero sin duda el sector que más ha sabido aprovecharse de las ventajas de la tampografía ha sido el de la publicidad, ya que este método de impresión ha permitido serigrafiar todo tipo de artículos con los colores, eslóganes y logotipos de todo tipo de empresas, consiguiendo unos muy buenos resultados y, convirtiéndose en una de las técnicas de branding más demandadas y exitosas de la actualidad.